Carta a mis Amados Hijos...


Mis amados hijos:

Como madre siempre he querido darles todo el amor que merecen y más, era mi deber, y creo poder decir que lo he logrado, pues siempre han sido lo primero en mi corazón. Mis hijos han sido mi prioridad en toda decisión que he tomado a lo largo de la vida, pues les siento como lo más hermoso que Dios me ha regalado.
Pasaron los años, crecieron y ya se volvieron adultos independientes. Aún me emociono de alegría al saber de sus éxitos sabiendo que son personas de mucho orgullo, pues fueron criados con mucho amor, buenas costumbres, y en un camino que siempre les llevaba a Dios.

Pero he de ser sincera, y hoy miro triste a través de mi ventana.
Veo que cada día nuestros caminos se alejan más, sus cartas son muy escasas, y sus llamadas ya sólo son para detalles concretos y técnicos y ni que hablar de sus visitas.
Al menos, así lo siento yo.
No es un reproche, sólo un llamado de amor, que les necesito siempre y no me gusta esta sensación de abandono que siento...

 Son mis hijos, por lo cual he trabajado toda la vida. 
Son mis hijos, por los cuales he soñado cada día desde antes de que naciesen.
Son mis hijos, mi ilusión, mi alegría y motivo de esforzarme cada día. Son mis hijos, y les amo con todo mi corazón.
Miro por la ventana, buscando sus rostros, por instantes me parece ver las siluetas de mis queridos hijos, las veo borrosas, y se marchan dejándome el corazón palpitando fuerte y lleno de esperanza… 
No, una vez más no eran mis hijos a quien por un instante creí ver llegar. 
Les extraño hijos míos, y vivo pegada a la ventana y la esperanza de verles llegar cada día.

Hijos míos, comprendo que la vida les ofrece muchas cosas atractivas, que la vida tiene muchos deberes y pocas horas… pero ojalá encuentren un rato para mí, ojalá puedan creer que merezco algo más de su tiempo.

Les necesito, les amo, no se alejen de mí tanto tiempo.

El tiempo vuela y pasa para no volver más, y si no cuidan de lo que tienen podría llegar el día en que pensando en mí, y deseando verme, no puedan, porque yo ya no esté.
Cuando llegue ese día, en el que yo ya no esté en esta tierra, no quisiera que llorasen por mí… pues es hoy cuando necesito del amor que puedan darme, no en el día en que ya no pueda verles ni sentirles. 
¿De qué me serviría su amor cuando yo ya no esté para recibirlo? 

Es hoy que aún estoy, es hoy que me desvivo por amor, es hoy que deseo tenerles en mi regazo.
Es cierto que seguramente me quedan muchos años de vida… pero eso no quita que quiera disfrutarlos con el amor y cariño de mis hijos.
Les amo, hijos míos, muchísimo.

Que el éxito siempre les acompañe en la vida, que la bondad permanezca firme en sus corazones, que nunca se dejen llevar por banalidades… que nunca sientan la tristeza de la soledad, y que Dios les de fuerza y paz en cada paso a tomar.
Son mis hijos, mi orgullo y mi amor.
Les echo de menos, quizás piensen que no hay motivo para que me ponga así, pero esto es como me siento. Quisiera abrazarles ahora mismo, mañana, y cada día que me queda de vida.

Les amo, hijos míos.

Hoy le pedí a Dios por ti...


Hoy le pedí a Dios que te cuidara, EL sonrió y me mostró sus manos las cuales tenia cerradas, y me mostró que dentro de ellas estabas TU!! Me volvió a sonreír y me dijo"Que crees que le pueda pasar, Si siempre esta en mis manos? Le dije: gracias Señor porque esa persona que tienes entre tus manos es muy especial!! El me miro y dulcemente me dijo 
"Si para ti es especial, imagínate para mi"

A mi no me interesa
quedar Bien con la Gente...
A mi me interesa estar Bien
con Dios !!!


Hoy desperté
estoy vivo, estoy sano
Gracias Dios por tu infinito Amor.

Gracias Señor


Gracias Señor! Por la vida, porque no solo me la das
sino que me ayudas a vivirla.


Gracias por mi familia, y por cada uno, que de forma especial, me ama y yo los amo.

Gracias por mi trabajo, por las fuerzas que tengo para hacerlo con entusiasmo y esmero.

Gracias por mis amigos, le dan brillo a mis momentos, son sol radiante que iluminan las sombras.

Gracias por todo lo que me das, por ser tú mi compañero y mi guía, el me da fortaleza en las pruebas y gozo a pesar de lo duras que sean, y por ser quien enjuga mis lágrimas, me consuelas, me sanas las heridas del alma y me das y motivos para reír y ser feliz.

El Amor es la única riqueza 
que no se Compra ni se Vende...
se regala a quien lo merece 
y se le quita a quien no lo valora !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...